jueves, 13 de abril de 2017

Los sueños

En algunos lugares siento que estoy soñando,
cuando veo que las copas se acercan a sus bocas,
poco a poco se va perdiendo la moral y la razón.

Cúantos cuerpos desnudos he visto en esos cuartos,
no me acuerdo de sus rostros, creo que no sé cómo diablos pasó.
Mantengo la costrumbre de no dormir con nadie.

Odio los ronquidos.
Odio los cuerpos sudados.
No se aceptan caricias después del acto sexual.

Cada quien a su lugar,
toma tu ropa y largate.

No soporto el olor de alguien más en mi cuerpo,
no me corras el maquillaje que no es para ti.

No me pidas besos, que no eres el indicado,
creo que se me ha olvidado besar de verdad.

domingo, 9 de abril de 2017

El cambio

El cambio mueve las rutinas preestablecidas,
se dejan las costumbres y los malos hábitos.
Cambiamos de un día para otro en los mejores casos,
en los peores casos cambiamos en segundos.

El ayer ya dejo de ser un dolor,
aquella canción no tiene el mismo impacto,
esos bares ya no estan llenos de dolor.

Hace un año se celebraba una boda,
ahora se celebra un funeral.
Los viajes ya no son para sacarte de mi cabeza,
las copas ya no tienen un sabor amargor,
tu rostro tiene varios significados.

Aquella niña ha crecido y ya camina hacia mí.
no entiendo porque diablos sigo escribiendo,
no comprendo porque recuerdo a veces tu nombre.

El cambio me llevo a la conocer otros cuerpos,
ahora no recuerdo porque eras tan especial.

Del llanto pase a la sobriedad,
no existe más una soledad dolorosa.
No soporto tanto amor en una habitación,
me molesta una caricia sin un final feliz.


Me importa poco crear una sonrisa en alguien,
siempre tengo los ojos estrellados,
siempre sonrió con anhelo,
Vaya que algunos tontos confunden eso con amor.

A veces lo único que quiero es escribir versos de amor
sin sentir un bledo.
Esos hombres son mis lienzos en los que quiero divertirme un poco.

Benditos los hombres dolidos y desesperados,
benditos aquellos cuerpos sedientos de pasión,
bendito sea cualquiera que calme mis demonios.

domingo, 1 de enero de 2017

Dolores

¿Qué dolor tendrá ese hombre que camina solo por la noche?,
¿qué pena le acongoja el corazón a la mujer que va llorando por las calles?,
¿qué tristeza tiene esa niña que grita con desesperación?

¿Quién conoce su dolor?, ¿quiénes los juzgan por su condición?
Aquel hombre solo busca consuelo en un recuerdo,
aquella mujer solo quiere un abrazo cálido,
esa niña grita al ver el dolor de la madre.

Todos los espectadores juzgan su condición,
nadie se acerca a preguntar el porqué,
todos murmullan haciendo más grande aquella pena.

Las luces y el ruido invaden la ciudad,
las familias destrozan ilusiones pasadas,
el llanto es la única solución.

Unamuno tenía tanta razón con el poema "dolor común",
pero hay días en los que el corazón no puede callar y aquel grito es la única salvación.
No es vanidad aquel llanto, es que el alma quiso salir para no soportar más dolor.

Pero hay algunos que callan y mueren por dentro,
esos que callan son los valientes,
pero los que lloran desconsolados ya perdieron la razón.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Guatemala tu nombre inmortal

País de los aniquilados, anulados, anormales y amorales,
donde reina el descaro y el desanimo de los habitantes.

Antes de gritar "Guatemala" golpeándose en el pecho deberían de
leer uno que otro libro antes de implorar la supuesta libertad que reina en este lugar.

Claro que es el país de los inmortales, díganme ¿cuántos se han salvado de morir hoy?,
¿cuántos niños han sonreído?, ellos son los inmortales, los que gritan "Guatemala" antes
de dar el ultimo suspiro.

¿Cómo diablos podemos sonreír y sobrevivir a los diarios todos los días?,
una decena de muertos, una centena de idiotas a cargo del pueblo.
¿Cómo diablos sobrevive ese médico en una sala de emergencias, como salvar dos vidas
en cuatro paredes?.

Es el mismo espectáculo, claro somos los guatemaltecos inmortales, los sobrevivientes.
Antes de que tu bandera se atasque de sangre y usen tus rifles los inmorales, antes que pase eso somos los inmortales.






La soledad y el sexo

Que te han llamado puta otra vez,
tal vez mamá se preocupa por verte sentada con la cara descolorida,
los amigos ya se han casado y cansado de sus parejas.

La soledad y el sexo ha sido la decisión definitiva,
que he querido saltar de cama en cama
para ver si logro viajar a diferentes mundos.

Es que ya no busco tu rostro ni el rostro de nadie en cambio  esos miles de espejos
que retratan el placer.
He cambiado un "te amo" por el nombre de cualquier motel.

Es que me palpita el corazón saber todas las noches son diferentes,
nunca busco las mismas manos, nunca me hago ilusiones con el mismo tipo.

Todos tienen un sobrenombre nunca hay nombres mucho menos apellidos,
las llamadas no son necesarias, los mensajes de amor ni existen en este mundo.
Cuando sale el sol ya he olvidado todo y es otro día para comenzar de nuevo,
todas las noches busco un rostro nuevo.

Será otro día de sueños, para algunos frustrados para otros sueños sin descifrar.
La regla de oro es no caer en los sentimientos baratos y momentáneos.

Me he sentido liberada aunque hoy también me han llamado "puta",
algún día entenderán que el sexo y la soledad son la mejor compañía.

sábado, 31 de octubre de 2015

Amor de adolescentes

Una experiencia única es enamorarse como adolescentes, como locos
ese amor que con el transcurrir de los años solamente es un recuerdo,
uno de esos recuerdos que te erizan la piel.

Nunca más volvemos a amar de esa forma,
nunca volvemos a ser jóvenes otra vez,
nuestro aspecto cambia y aquella sonrisa inocente que me provoco verte
nunca mas volverá.

Las ganas de dejarlo todo y largarme contigo,
no volverán.

El amarte sin medida y con locura es un bello recuerdo
el perder la cabeza en tu entrepierna ha marcado un precedente.

Después de ti, todos los demás son algo nuevo pero nada será como el amor de adolescente.

Los años pasan y he vuelto a amar como un adulto he amada ahora con medida con restricciones, pero tener aquel recuerdo me hace un poco libre un poco feliz de nuevo.

Y es que a pesar de todo tu recuerdo siempre me roba una sonrisa cuando paso por aquellos lugares donde nos amamos sin media, sin consecuencias donde perdidos la cabeza por nuestro amor.

Pero todo ha quedado en un hermoso recuerdo.


viernes, 16 de octubre de 2015

Él

No es lo que suelo buscar
es lo que intento evitar, 
no es mi tipo pero es él. 

Él, al que no puedo encasillar 
a él no lo puedo juzgar,  
no puedo predecir sus movimientos, 
su mirada es un laberinto en el cual 
me puedo perder eternamente. 

Las noches, los días pasa 
y él esta latente en mí. 

Sin poner una mano sobre mí
ya me he entregado sin compasión. 

Él que con su mirada me derrite 
con su inocencia me conquista 
con su perversidad me seduce 
él con todo me hace caer a sus pies 

En qué momento me entregué 
me sigo preguntando ¿cómo diablos me conquistó? 

Él, es mi pequeño perverso
y él me ha robado el corazón.